Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


18 abr. 2013

Las lágrimas del corazón


Hay veces que queremos llorar y, por mucho que lo intentamos, no lo conseguimos. La razón por la que esto ocurre es muy sencilla: nuestro corazón ya está llorando por nosotros. ¿Qué sentido tiene llenar nuestros ojos de lágrimas cuando nuestras venas ya están colmadas de ellas?
Hay veces que cada latido de nuestro corazón es como una puñalada que escinde nuestras venas y pugna por atravesar nuestros ojos e inundar nuestros rostros con las amargas lagunas de la desolación. Pero ¿qué sentido tiene verter nuestras lágrimas cuando la sangre ya ha sido derramada?
Hay veces que nuestro corazón necesita llorar y nosotros queremos ayudarle, pero no podemos. Y es que hay heridas que nuestro corazón necesita seguir llorando, pero que nosotros, sencillamente, ya lo hemos hecho demasiado. Cuando eso ocurre, lo mejor es darle tiempo a nuestro corazón, dejarlo solo para que pueda desahogarse por sí mismo, porque ¿qué sentido tiene abrir una herida que para nosotros ya está cerrada? Las lágrimas del corazón, del corazón son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario