Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


25 dic. 2012

La correspondencia de Platón


Estimado/a amigo/a,

me llamo Platón y no, no soy el de la caverna. El de la caverna murió hace mucho tiempo y yo nací hace poco. Además, no soy filósofo ni nada que pueda parecérsele en lo más mínimo. Sólo soy un chico normal y corriente que escribe cartas y las envía. ¿A quién? Bueno, no quiero ser descortés, pero ¿no habéis oído nunca eso de que la correspondencia es privada? Pues eso.
El caso es que escribo muchas cartas. Una al día, para ser más exacto. Pero nunca recibo respuesta. Y miro el buzón cada mañana, pero o está vacío o sólo hay propaganda. Y por eso ahora os escribo ésta a vosotros, quienesquiera que seáis sus lectores; porque quiero desahogarme.
Más que querer, lo necesito. Escribir cada día una carta que sabes que no va a ser contestada es un tanto frustrante. MUY frustrante, de hecho. Sí, vale, la solución es obvia: dejar de escribir cartas. Pero no es tan fácil hacerlo como decirlo. No puedo evitarlo, y creedme cuando os digo que lo he intentado.
Me tomaréis por loco, quizá, o tal vez por idiota, pero es la verdad. No sé muy bien por qué, pero todos los días siento la necesidad de escribir una nueva carta hablando sobre las mismas cosas que ya conté el día anterior. Y una vez enviada no puedo dejar de pensar en ella. Incluso cuando duermo sueño con la carta.
Pensaréis que mi vida es un poco triste y probablemente lo sea, no os lo voy a negar, pero no sé qué hacer… Ya he intentado acabar con esto muchas veces y nunca lo consigo. Así que ¿qué remedio?, a seguir enviando cartas… Es lo que toca.
Y esto es todo. Muchas gracias por vuestra atención,
Platón.


* * *


Estimada Desconocida,

te quiero.

Sinceramente tuyo,
Platón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario