Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


28 nov. 2012

El demonio de ojos rojos


Un demonio de ojos rojos asciende de las profundidades del Infierno. Destroza la tierra y resquebraja las rocas a su paso. Se impulsa enérgico, nada puede detenerlo. Y alcanza la superficie. Hace frío, pero él no lo siente. El ardor de su cuerpo abrasa el aire a su alrededor.
El demonio de ojos rojos se estremece. No puede contener el fuego de su interior. Tiembla. Tiembla. Tiembla. La tierra tiembla. El demonio ha estallado. Sus llamas calcinan los bosques, yerman el suelo, secan las aguas… La violencia y la ferocidad son sus marcas. Marcas indelebles que sellan el mundo bajo su mirada cruel.
El demonio de ojos rojos no conoce límites. Sin piedad, sin compasión, extermina todo cuanto encuentra a su paso. Arrogante, invencible, es el amo del universo. Un déspota tiránico que domina el cielo y la tierra y los convierte en infiernos de cólera, odio y maldad.
El demonio de ojos rojos masacra el planeta con su frenesí sanguinario. Una brutal explosión destruye los últimos escombros de la muerte. Y, cuando ya no queda nada, una llamarada exterminadora atraviesa la devastación y le asesta un golpe mortal al demonio de ojos rojos. Y el demonio de ojos rojos, aniquilado por su propia llama, se consume lentamente en un infierno de desolación y vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario