Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


19 jun. 2012

La mujer de negro

Escrito rescatado del baúl de los recuerdos.

Con la única compañía de su triste mirada, la mujer de negro camina por un bosque perdido. Sobre el cielo, el fuego de una estrella olvidada la arrulla con cálidas caricias. Pero el tacto de sus llamas ya no puede prender las cenizas. Hace tiempo que la mujer de negro dejó de sentir calor en su rostro frío.

La mujer de negro persigue incesante su objetivo: el orbe de la salinidad. Hace tiempo que el mar perdió su sabor salado y ella es la única capaz de devolvérselo. Pero necesita el orbe. Sin él, el mar nunca volverá a ser salado y el Sol jamás calentará de nuevo su triste mirada.

La mujer de negro alcanza la salida del bosque. El viaje ha transcurrido sin demasiados sobresaltos, pero ella se encuentra extenuada. Ha caminado inagotable durante muchos días, esquivando y afrontando los diversos peligros que se le han presentado a lo largo del trayecto.

Y no le importa. La mujer de negro puede hacer frente a cualquier dificultad. Sin embargo, ahora, en los límites de aquel bosque alejado de la civilización, rodeada de una embriagadora aura de paz y armonía, la mujer de negro comprende que necesita un descanso. Un buen descanso.

Decidido, buscará un refugio donde dormirá durante horas. Retrasará su avance, pero no le importa. Su mente lo necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario