Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


1 jun. 2012

El niño del bosque

Un niño caminaba por un bosque sombrío. No sabía cómo había llegado allí ni cómo salir, sólo que estaba perdido. Continuó caminando durante un rato hasta que una amarga sensación comenzó a invadir su mente.

Una sombra nació de lo más profundo del bosque y se propagó por entre las ramas de los árboles. La sombra se alargaba y su origen se volvía cada vez más difuso. Tal vez el graznido de un cuervo, quizá el viento meciendo las hojas, acaso el crujir de una rama… Probablemente todo esto, porque ¿de dónde si no puede proceder una sombra?

No del vacío, pues en el vacío no hay nada y, si no hay nada, nada puede originar una sombra. Salvo que la nada misma sea una sombra: la nada proyecta su sombra y la sombra se extiende y los músculos se paralizan y el cerebro se oprime, por la sombra de nada.

Y entre tanta nada un cuervo graznó, el viento meció las hojas de los árboles, una rama crujió… Y la sombra se alargó. ¿Dónde se encontraba? ¿Cómo había llegado allí? ¿Cuándo despertaría de aquella pesadilla? Porque aquello no podía ser más que una pesadilla. O no. Quizá sólo fuese un sueño… Un sueño mal construido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario