Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


14 mar. 2012

Sapere homini non facit neque volare aves faciunt

*El saber no hace al hombre ni las aves el volar
Experimental.

La historia contar voy a de una paloma que no volar sabía. La paloma un día de su casa para ver en el cine de su ciudad una película salió, pero de eso antes se maquilló y vistiose oportunos ropajes con. Un rato buen el camino anduvo por, pues no vehículo con el que ir poder tenía ni lo llevara nadie que.
-Llegas tarde como siempre, paloma.
Por la casa vacía encontrarse sorprendida, al tejón supuso surgídole la paloma habría que algún imprevisto y el cine prosiguió hasta su paseo. Al local varios llegó más minutos tarde, aún los motivos cavilando sobre que tener su amigo pudo para su palabra a faltar, cuando, sorpresa su para, esperando la puerta vio en al tejón.
-Esta vez yo he llegado puntual, tejón, pero tú no estabas en tu casa.
La paloma se para por la casa del tejón su amigo pasar de su ruta desvió, quien, con la condición de él que la película elegiría que viesen, le prometido había que al cine esa noche acompañaríalo. Pues al timbre cuando llegó llamó la paloma, pero respondiole nadie no.
-¿En mi casa? Habíamos quedado a las nueve en la puerta del cine, paloma.
Rieron amigos dos los del cuenta al malentendido darse prometieron, para futuro en evitar otros el, sus pactar y quedadas mejor próximas. Solucionado problema vez el una, la pasaron taquilla a cine del, película eligieronla más atención que les la llamó las compraron y entradas.
-No, tejón, a las nueve en tu casa.
* * *
La princesa delfín de los mares había sido raptada por un malvado buitre y llevada hasta la sala más elevada de una tenebrosa torre sita en la cima de una inaccesible montaña. Pero una valerosa águila, haciendo gala de sus increíbles habilidades para el vuelo, se enfrentó a los innumerables peligros de la montaña y al malvado buitre señor de la torre para lograr salvar heroicamente a la princesa delfín de los mares.
* * *
Y la paloma comprendió que desarrollar su habilidad intrínseca de volar le serviría para crecer como individuo y la ayudaría a definir su propia identidad como ave. Pues aunque el volar no hace al ave, sólo las aves capaces de volar pueden contemplar el mundo desde el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario