Archivo de publicaciones


ARCHIVO DE PUBLICACIONES (Clic para expandir/ocultar)

Clasificadas por categoría


Amor Crítica Descripción


Ética y moralidad Experimental Filosofía de vida


Gore/Sexo Instropección Muerte/Decadencia/Soledad


Parábola Random Terror/Oscuridad


Mis comienzos


Clasificadas por género


Relatos Diálogos Soliloquios


Metáforas Otros


Búsqueda personalizada


Buscar en la web Buscar en el blog


1 mar. 2012

Más o menos

Experimental.


-Quiero más… Más, ¡quiero más! ¡Necesito mucho más!

Y le estalló la cabeza.

-Hola, hombre sin cabeza.

-Hola. ¿Quién eres?

-Eso no importa.

-¿Y qué quieres?

-Quiero menos… Menos, ¡quiero menos! ¡Necesito mucho menos!

Y le estalló la cabeza.

-Hola, hombres sin cabeza.

-Hola, ¿quién eres?

-¿Y qué quieres?

-No importa quién soy y no sé lo que quiero… No lo sé, ¡no sé lo que quiero! ¡Necesito saber lo que quiero!

Y le estalló la cabeza.

-Hola, no os importa quién soy y quiero jugar a un juego.

-¿Qué juego? Quiero saberlo.

-Yo no.

-A mí me da igual.

-Yo diré una frase y vosotros la modificaréis a vuestro antojo, ¿de acuerdo?

-A mí me parece bien.

-A mí no.

-A mí me es indiferente.

-Bien, ésta es la frase: “Un anciano va corriendo por una montaña y un gato le muerde la cabeza”.

-Un muerto vuela a la velocidad de la luz a través de una cordillera y un montón de gatos despedazan todo su cuerpo.

-Un niño está quieto en mitad de un valle y un pelo de gato se desliza por su lado sin tocarlo.

-Un muerto está quieto en mitad de una cordillera y un montón de pelos de gato se deslizan por todo su cuerpo.

-Y mi versión: “Un niño muerto vuela sin moverse a la velocidad de la luz por un valle en mitad de una cordillera, y un montón de gatos pelones se deslizan por su lado sin tocarlo mientras despedazan todo su cuerpo”.

-Me gusta.

-A mí no.

-A mí más o menos.

-No importa si os gusta o no, el juego ha acabado.

-Yo quiero seguir jugando un poco más.

-Yo creo que debería haber terminado antes.

-A mí éste me parece un buen momento para parar.

-Silencio, caballeros. Bien, ahora vosotros dos dejaréis aquí vuestras cabezas y os marcharéis.

-¿Y yo qué?

-Tú te quedas conmigo.

-Bueno…

-Bien, escúchame.

-No sé si debería hacerlo.

-No te estoy dando a elegir. Necesitas saber lo que quieres y yo te ayudaré.

-¿Cómo?

-Con una cabeza nueva, ¿estás de acuerdo?

-Tal vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario